La Torre de Pisa está menos inclinada

23 de noviembre 2018 | 4:16 pm

Luego de 17 años de realizar trabajos de fortalecimiento por fin parece que se empiezan a ver resultados, debido a que ahora la Torre de Pisa está menos inclinada.

La información la dio a conocer Nunziante Squeglia, profesor de geotécnica de la Universidad de Pisa y colaborador del grupo de supervisión.

Para darle seguimiento a estos trabajos se formó un grupo de ingenieros que tiene el propósito de vigilar uno de los monumentos más icónicos del mundo, el campanario de la catedral de Santa María Asunta en la Plaza de los Milagros, más popularmente conocido como la Torre de Pisa.

Fue ese mismo grupo el que acabó por concluir que la torre se va enderezando con el tiempo.

“Se redujo la inclinación de unos dos mil arcosegundos, más o menos medio grado, o 40 centímetros”, detalló Nunziante Squeglia.

El profesor agregó que, en estos 17 años, “se endereza una media de uno a dos milímetros al año”, pero lo que cuenta es “la estabilidad que ha conseguido el campanario, que es mucho mejor de lo previsto”.

Pese a estos trabajos, la Torre de Pisa no perderá su mayor característica, la inclinación, que atrae a cerca de tres millones de turistas cada año.

“A este ritmo no podrá ocurrir ni en dos siglos”, aseguró.

La torre acabará por estabilizarse o, incluso, apuntó el ingeniero, en un futuro que es imposible de calcular por el momento comenzará de nuevo a inclinarse hacia el sur.

Las obras de consolidación fueron necesarias cuando, en 1993, la parte superior de la Torre llegó a tener una diferencia de más de cuatro metros y 47 centímetros con respecto a la base y se pensó en el peligro de un derrumbe.

Los trabajos costaron 30 millones de euros y se prolongaron 11 años, frente a los más de dos siglos que se tardó en levantar la torre.