robot que lee la mente
Fuente: Google

Bien dicen que pronto estarán entre nosotros, y tal vez ni siquiera sepamos con quién estemos conviviendo. Pues si esto te da miedo, prepárate a conocer a «Charles», el robot que lee la mente humana.

Los robots «emocionales» se han acercado un paso más a la realidad, gracias a una máquina de lectura mental capaz de imitar los sentimientos humanos.

El robot, llamado Charles, está equipado con cámaras y software que pueden registrar y analizar las expresiones faciales de una persona.

robot que lee la mente humana | Daily Mail

Esta información luego se transmite a los músculos artificiales en el robot, que puede reproducir movimientos faciales asociados con una variedad de estados de ánimo.


robot que lee la mente humana | Daily Mail

Los expertos de la Universidad de Cambridge esperan que el avance ayude a los robots a responder a señales sutiles reveladas por las personas durante una conversación.

El desarrollo podría ayudar a la creación de robots que puedan pensar y sentirse como personas, lo que algunos investigadores afirman que podría ser una realidad dentro de la próxima década.

«Charles» es la creación del profesor Peter Robinson del departamento de informática de la Universidad de Cambridge, que trabajó con Hanson Robotics para diseñar la máquina.


robot que lee la mente humana | Cambridge University

El robot está equipado con un software especializado que puede leer las caras de las personas, incluidos los movimientos de las cejas, la mandíbula, la boca y otros lugares, grabado por una cámara de a bordo Posteriormente recrea su expresión, reflejando sus movimientos musculares usando sus propios servomotores mecánicos.

robot que lee la mente humana | Daily Mail

Ante esto, el profesor Robinson dice que Charles nació gracias a la investigación en interfaces de computadora emocionalmente inteligentes. No obstante, admite que su creación necesita algo de trabajo para mejorar sus expresiones.

robot que lee la mente humana | Daily Mail

«Charles es notablemente realista, las prótesis son muy buenas, pero los motores no son como los músculos humanos», agregó el profesor Robinson.

«Nuestros programas de control no son lo suficientemente buenos y el monitoreo del rostro humano que estamos usando en este momento no es lo suficientemente bueno y por lo tanto no parece natural».

robot que lee la mente humana | Daily Mail
Esta no es la primera vez que se crean robots con caras reales.

Daily Mail

El «robotista» David Hanson, responsable de la construcción de Charles, visualiza un futuro en el que los robots con inteligencia artificial evolucionan para convertirse en «máquinas geniales súper inteligentes» que podrían ayudar a resolver algunos de los problemas más desafiantes de la humanidad.

Asimismo, el ex-escultor nacido en Texas en Walt Disney Imagineering y su startup Hanson Robotics, con base en Hong Kong, están combinando inteligencia artificial con la experiencia del sur de China en el diseño de juguetes, electrónica y fabricación para crear ‘robots sociales’ humanoides.

Estos vienen con caras diseñadas para ser realistas y lo suficientemente atractivas como para ganar la confianza de los humanos que interactúan con ellos.

Hanson, de 49 años, es quizás mejor conocido como el creador de Sophia, un robot de talk show modelado en parte por Audrey Hepburn que él llama su «obra maestra».


robot ‘Sophia’ | Daily Mail

En mayo, el Dr. Mark Sagar, que es el CEO de Soul Machines, dijo que los robots que pueden pensar y sentir como personas pronto podrían estar viviendo entre nosotros.

Afirmó que los robots receptivos podrían ser comunes en las empresas y hogares de todo el mundo en los próximos diez años. De hecho, su firma con sede en Auckland ha utilizado gráficos por computadora para desarrollar impresionantes representaciones de personas virtuales, que pueden imitar movimientos faciales naturales como pestañear y sonreír.

Pero detrás de este atractivo exterior está el software avanzado, un tipo de sistema nervioso virtual, que puede aprender e incluso imitar las emociones humanas.