Rey del Cabrito
Fuente: Trip Advisor

Al parecer hay una ley que dice que si vas a Monterrey tienes 24 horas para visitar el Rey del Cabrito, no encuentro otra explicación a por qué en mis primeras horas en la ciudad todo mundo me preguntaba si ya había ido a comer a tan popular lugar. Sin duda es un restaurante regiomontano icónico, cuenta con dos sucursales y como su nombre lo indica su especialidad es el cabrito.

Visitar el Rey del Cabrito es toda una experiencia, la comida es deliciosa, las porciones son más que generosas y la decoración redefine la estética norteña. Este restaurante es la peor pesadilla de un vegano, la única opción 100% vegetariana es el guacamole y todo el local está decorado con animales disecados.

Al llegar nos recibieron con una canasta de tortillas de maíz tatemadas (las que mi mamá dice que quemé) y totopos acompañados de dos salsas bastante ricas. Una vez que vimos la carta fue muy difícil ser realistas en lo que se refiere a cuánto cabrito cabe en nuestro cuerpo.

Entre cuatro personas decidimos pedir 1 kilo de carne, medio de cabrito y medio de arrachera, pedimos frijoles y  guacamole para acompañar. El mesero nos recomendó acompañar este platillo típico del norte con una cerveza clara de producción local, lección de vida: siempre hacerles caso a las recomendaciones de los meseros.

Fuente: SoyGodín

Comimos y comimos, a pesar de todo sobró un poco de esa carne suavecita y deliciosa, un tequila local y una sangrita fueron los digestivos perfectos para preparar nuestro cuerpo para el postre: unas deliciosas bolitas de leche.

Si tienes prisa o eres fan de la comida rápida te recomendamos ir a otro lugar, en este restaurante la atención es un poco lenta pero la espera no parecerá tan larga si prestas atención a la decoración que es lo que podría definirse como kitsch, necesitarías todo un día para apreciar todos los detalles de este singular lugar.

Después de 3 horas que se fueron volando, salimos del Rey del Cabrito llenos de carne, satisfechos  y felices por haber conocido un poco más del folklore de Monterrey. Si visitas esta ciudad no comas mucho en el trayecto y respeta la tradición de disfrutar la tarde en un lugar que solo podría existir en México.