Mujeres que trabajan de noche tienen riesgo de padecer cáncer, según un estudio

La enfermedad ha generado que se desarrollen nuevos estudios sobre la causa de su padecimiento y avances para encontrar métodos efectivos para combatirla. Ahora un estudio de Cancer Epidemiology, Biomarkers and Prevention afirma que las mujeres que trabajan de noche tienen riesgo de padecer cáncer, a comparación de si realizan sus actividades más temprano.

El estilo de vida en Europa y Norteamerica mostró para estos expertos, que es común que las mujeres laboren regularmente en la noche. En los análisis notaron que aumenta un 19%  los índices del padecimiento comparándolo con las que hacen sus actividades por las mañanas.

Un detalle curioso de la investigación es que arroja que no pasa lo mismo con las mujeres que ejercen en continentes como Asia y Australia.

«Nuestro estudio indica que el trabajo nocturno es un factor de riesgo para los cánceres comunes en mujeres», dijo Xuelei Ma, autor del estudio y oncólogo del West China Medical Center de la Universidad Sichuan en Chengdu, China.

«Nos sorprendió ver la asociación entre el trabajo nocturno y el riesgo de cáncer de mama solo entre las mujeres de Norteamérica y Europa», agregó.

«Es posible que las mujeres de esos lugares tengan niveles más altos de hormonas sexuales, que se han asociado positivamente con cánceres relacionados con hormonas, como el cáncer de mama», añadió.

Dentro de la investigación se incorporaron 61 documentos de archivo para la mejora del tema y contó con una participación de 3,9 millones de voluntarios en Norteamérica, Asia, Europa y Australia.

Por el tipo de horario, se ha demostrado que se pueden generar problemas como arritmias cardíacas, cambios hormonales y metabólicos que aumentan las probabilidades de contraer cáncer, diabetes y depresión.

Mujeres que trabajan de noche tienen riesgo de padecer cáncer, según Cancer Epidemiology, Biomarkers and Prevention pero también otras actividades como descuido en el peso, no dormir, no consumir alimentos naturales, consumo del tabaco y alcohol, entre otros, pueden acelerar el padecimiento según el Instituto World Cancer Research Fund.