Christian el "Vagabundo 2.0" y estrella en Twitter / Fuente: Twitter

El ciudadano francés Christian el «Vagabundo 2.0» y estrella en Twitter gracias a sus 19,000 seguidores en su cuenta quien día a día organiza su supervivencia.

Esta mañana, Christian Page se siente como amputado: «No tengo batería», suspira este sintecho, con su celular en la mano. «No digo que me sea indispensable… pero sí… un poco».

Christian el «Vagabundo 2.0» y estrella en Twitter / Fuente: Twitter

Fue gracias a su móvil que, el día de Navidad, uno de sus tuits hizo que fueran retiradas unas barreras que habían sido instaladas alrededor de rejillas de ventilación que tiran aire caliente a la calle en el norte de París.

Su mensaje, retuiteado más de 2.000 veces, obligó a la alcaldesa de París a retirar estas barreras dos días después. «Twitter no es un arma, pero es poderosa».

Una publicación de Christian fue retuiteado más de 2.000 veces / Fuente: Twitter

Desde entonces, recibe varias solicitudes de entrevistas y su número de seguidores no para de crecer: «Concretamente, sigo siendo un sintecho».

«En otra vida», este nativo de Versalles, que creció en Suiza a orillas del lago Lemán, trabajó como mayordomo en un restaurante del acomodado barrio de Madeleine, en el corazón de la capital francesa, después de haber recibido una formación de sumiller. «Allí, serví a Zlatan Ibrahimovic, Rafael Nadal y Jean Rochefort», enumera con orgullo.

Christian Page fue mayordomo en un restaurante en París / Fuente: Twitter

Pero un divorcio en 2012, seguido de una depresión, le obligaron a renunciar. «Ya no lograba sonreír a la gente». Sus 545 euros (650 dólares) por desempleo no le alcanzaban para pagar sus facturas, que se acumularon hasta que fue expulsado de su vivienda en abril 2015.

Su nombre comenzó a sonar en Twitter en noviembre 2016. Ese día, un empleado de la alcaldía de París lo despertó con un baldazo de agua helada. Tenía apenas seis seguidores en su cuenta @Pagechris75, pero gracias a su tuit de indignación recibió «un nuevo saco de dormir y disculpas de Anne Hidalgo», la alcaldesa de París, afirma.